Wallpaper

Merche Rufo

Ó L E O S

Existen varias técnicas de pintura al óleo: las obras cuidadosamente concebidas, que se elaboran trabajosa y lentamente con muchas capas sucesivas de pintura, llamadas veladuras, y que a veces se tarda años en terminar. La pintura directa o "alla prima" (a la primera) que se suele terminar en una sola sesión, ésta era la técnica utilizada principalmente por los pintores Impresionistas, dado que lo que perseguían era captar la luz en un momento puntual, en escenas cotidianas. Por ello y dado que la incidencia de determinada luz sobre el motivo elegido (y la captación del mencionado motivo en su momento exacto), tiene corta duración, estaban obligados a utilizar esa técnica "rápida", que, en el caso que nos ocupa, viene acompañada de pinceladas de toque, pronunciadas, con carga de pintura y con abundancia de sombreados aplicando directamente los colores complementarios en el lienzo, sin mezclar en la paleta.

También se puede pintar a dos capas, pintura directa o al fresco, siendo la primera de ellas "la mancha" y sobre ella aplicar la definitiva. De esta manera es más fácil fundir los contornos, dado que toda la pintura está fresca a la vez, evitando la impresión de irrealidad que pueda originar unos perfiles excesivamente marcados.

La función de "la mancha" es más interesante de lo que pueda parecer y es conveniente dedicarle su tiempo, lo cual redundará en beneficio del futuro cuadro. Especifico un poco sobre esta función y sus características.

Manchando el cuadro rellenamos con color las superficies del mismo, en los tonos más aproximados que podamos al que será el color final, con ello eliminamos el blanco del lienzo, que puede desvirtuar la visión de los colores que deseamos conseguir. Por otra parte, la mancha nos irá dando una idea aproximada de las tonalidades que queremos utilizar, nos permite acentuar los tonos para con ello ir creando los volúmenes.

Dado que la pintura al óleo requiere varias capas del mismo (salvo la técnica a una capa, la anteriormente mencionada "alla prima"), ésta capa nos sirve como primera y es el primer paso para dar consistencia al cuadro ya que debemos conseguir que toda la superficie esté cubierta de color.

Se utiliza el grasso sobre magro, es decir que la proporción de aceite es menor a la del pigmento, para ello disolvemos el óleo en esencia de trementina, consiguiendo de esta manera que la pintura esté más aguada, por lo que la se extenderá más fácilmente en esta fase y el pincel correrá mejor, pero sin pasarse para que la pintura no quede medio líquida ni gotee.

Una vez seca, y con una visión general del cuadro en cuanto a colores, tonos, sombras, luces y volúmenes, ya podremos empezar a dar la segunda capa (la final en este caso) con más empaste, efectuando las correcciones de tonalidades que consideremos necesarias (en la anterior visión global) y sin utilizar apenas el disolvente, para que el cuadro resulte estable y definitivo. Creo que ha sido un extenso comentario sobre la funcionalidad de "la mancha".

La última técnica de pintura al óleo, será la llamada de capas secas, que consiste, como su nombre indica, en dar una capa sobre otra (normalmente tres incluida la mancha) dejando secar la anterior y SIEMPRE teniendo en cuenta el grasso sobre magro.

Bueno, creo que como clase teórica ya basta por hoy....

El óleo, un poco de teoría

Mi estilo

Principalmente me gustan la pintura realista y el impresionismo.

Empiezo a disfrutar de la pintura, sobre todo, con las obras creadas a partir de finales del XVIII, principios del XIX.

Mi estilo, lo que más practico, es pintura figurativa, realista.

Pincha cada foto para verla completa

br
This Site Was Created Using Wix.com . Create Your Own Site for Free >> Start